jorge carlos fernandez frances

Una visión para el futuro de la movilidad

El concepto de vehiculo de Internet de las cosas (IoT) de Bosch incorpora varias de las tecnologías más avanzadas de la empresa y ofrece una visión del futuro de cómo los vehículos eléctricos sin conductor podrían transportar pasajeros en un futuro no muy lejano. El vehículo conceptual viene completo con pantallas interactivas para cada pasajero y eso es solo el comienzo.

El transbordador IoT de Bosch cuenta con sistemas de cámaras de alta tecnología que se asegurarán de que ningún pasajero olvide sus pertenencias, pegue chicle debajo del asiento o deje el café derramado sin supervisión. Tiene un sistema de entrada sin llave para que los pasajeros lo usen para subir y bajar del equipaje.

Un software de localización basado en mapas rastrea la ubicación precisa del transbordador en todo momento y el transbordador también está equipado con sistemas de control de frenado y componentes de dirección asistida. Su interior está creado para maximizar el espacio interior, mientras que las grandes ventanas laterales garantizan que los pasajeros tengan las mejores vistas posibles. Mientras tanto, las pantallas dentro del transbordador se pueden ver individualmente o compartir entre los pasajeros, lo que hace que el viaje sea más agradable y entretenido.

«El transbordador IoT también incluye un ecosistema completo de servicios de movilidad en red, como plataformas de reserva y uso compartido para consumidores, así como soluciones para fabricantes de automóviles y proveedores de servicios de movilidad que desean utilizar transbordadores autónomos para ofrecer movilidad bajo demanda», se lee en el sitio web de Bosch.

jorge carlos fernandez frances

Investigadores del MIT crean un sistema que capacita a los automóviles sin conductor antes de que estén en la carretera

Los vehículos autónomos son cada vez más una realidad y, con medidas de seguridad, probarlos y capacitarlos se convierte en una prioridad.

Un equipo de investigadores del MIT ha creado un sistema de simulación para entrenar coches sin conductor en contextos del mundo real, ayudándoles a aprender a navegar en los peores escenarios.

Sus hallazgos fueron publicados en la revista IEEE Xplore.

Los sistemas de control que se utilizan actualmente para entrenar vehículos autónomos se basan en gran medida en conjuntos de datos del mundo real de conductores humanos. Sin embargo, las situaciones del mundo real pueden ser mucho más peligrosas, implicando casi choques o ser forzado fuera de la carretera o en otros carriles.

Hasta ahora han habido algunos programas informáticos que intentan imitar este tipo de situaciones con caminos virtuales, sin embargo, el control aprendido de este tipo de simulación nunca ha demostrado trasladarse de forma adecuada y directa a la realidad. Ahora, investigadores del MIT han diseñado un simulador fotorrealista, llamado Síntesis y transformación de imágenes virtuales para la autonomía (VISTA).

Utiliza un pequeño conjunto de datos capturado por conductores reales en las carreteras, que ofrece una gran variedad de diferentes puntos de vista. El controlador es recompensado por la cantidad de tiempo que pasa en la carretera sin tener ningún problema, enseñándose a sí mismo cómo maniobrar las calles de manera segura. Esto incluye recuperarse de tener que apartarse rápidamente del camino o recuperarse de casi choques.

En sus pruebas, un controlador que se había sometido con éxito a la simulación VISTA pudo colocarse de manera segura en un automóvil completamente sin conductor y conducir por calles previamente desconocidas. El sistema se sometió a una serie de pruebas de casi choques y pudo recuperarse completamente y mantener el control del automóvil.

Alexander Amini, un estudiante de doctorado del Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial (CSAIL) del MIT declaró: «Sin embargo, en nuestra simulación, los sistemas de control pueden experimentar esas situaciones, aprender por sí mismos a recuperarse de ellas y permanecer robustos cuando se implementan en vehículos en el mundo real».

Los autores condujeron con éxito 10,000 kilómetros en simulación antes de aplicar su vehículo totalmente autónomo al mundo real. Hasta donde ellos saben, los autores afirman que esta es la primera vez que se entrena a un controlador de esta manera

Amini dijo: «Eso fue sorprendente para nosotros. No solo el controlador nunca ha estado en un automóvil real antes, sino que tampoco ha visto las carreteras antes y no tiene conocimiento previo sobre cómo conducen los humanos».

Los investigadores continúan con su trabajo, ya que ahora incluyen otros factores en su sistema, que incluyen clima lluvioso o soleado, día y noche, etc.

Jorge Carlos Fernández Francés, empresario mexicano y fanático de los autos

jorge carlos fernandez frances

¿Quién será el dueño de los autos que se conducen a sí mismos?

Era una pregunta difícil incluso antes de la pandemia de coronavirus: cuando los autos autónomos finalmente dominen las carreteras, ¿las personas serán dueños de sus autos o utilizarán flotas de transporte?

El desafío ahora es triple. La tecnología del automóvil autónomo ya había alcanzado una meseta, y alcanzar la autonomía completa de Nivel 5 será más difícil de lo que muchos habían pensado. Con la economía de la nación afectada por el virus, la inversión se está desacelerando. Y para los propietarios de automóviles, su automóvil privado ahora es un santuario, y no está claro cuánto tiempo persistirá esa actitud.

La pregunta sobre el futuro a largo plazo para los automóviles del mundo está lejos de resolverse, y los expertos (algunos de los cuales ven un desastre para el planeta si las personas poseen automóviles autónomos como nosotros los tenemos ahora) difieren considerablemente en su percepción.

El panorama ahora está nublado. La principal prioridad de los fabricantes de automóviles de todo el mundo es ahorrar efectivo y generar ingresos a medida que aumentan las plantas. Eso ha empujado las tecnologías futuras, como los vehículos autónomos e incluso algunos vehículos eléctricos fuera del juego temporalmente».

Las personas se habían abierto a la idea de un taxi sin conductor, pero la pandemia está haciendo que los pasajeros piensen seriamente en viajar en cualquier vehículo, con conductor o no.

Aún así, un cambio importante en la propiedad del vehículo podría estar a la vista.

Un principio es que los vehículos autónomos son parte de flotas compartidas, bien reguladas y con cero emisiones. Parece probable que los autos autónomos sean eléctricos, porque la industria se está moviendo en esa dirección en conjunto con su impulso por la autonomía. Pero no se sabe con certeza si también se compartirán.

Jorge Carlos Fernández Francés, empresario mexicano, consultor y fanático del automovilismo.

jorge carlos fernandez frances

Reflexiones sobre los automóviles y la contaminación

No cabe duda de que los automóviles, junto al resto de los vehículos de combustión, son el principal medio de transporte de la actualidad, tanto para recorridos cortos dentro de una ciudad como para viajes de mediana o larga distancia por tierra. Sin embargo, es importante realizar reflexiones sobre cómo es que los automotores contribuyen a la contaminación del planeta y cómo es que esto nos afecta en el día a día.

Los automóviles, camiones y demás vehículos similares, cuyos motores se alimentan de combustibles fósiles, son considerados por los expertos como una de las principales fuentes de contaminación del aire, pues sus emisiones no solamente generan elevadas cantidades de dióxido de carbono, sino también óxidos de nitrógeno, otro de los gases asociados fuertemente al efecto invernadero y a los efectos nocivos sobre nuestra salud.

La contaminación que los automóviles pueden generar en la atmósfera se encuentra dividida en primaria y secundaria, siendo la primera aquella ocasionada directamente por las emisiones que salen directamente de nuestro vehículo, mientras que la segunda se da por las reacciones químicas que pueden tener estas emisiones con otros contaminantes que ya se encuentran en el ambiente.

Además, las sustancias contaminantes emitidas por los automotores no solamente contaminan el aire que nos rodea y aumentan el efecto invernadero, sino que pueden depositarse en el suelo y el agua, de tal manera que posteriormente podrán llegar a nuestra cadena alimenticia (a través de las plantas o animales que consumimos, o por medio de nuestros suministros de agua potable), constituyendo así una enorme problemática al afectar de manera más amplia y peligrosa el estado de salud de una gran cantidad de seres humanos.

A pesar de lo anterior, no cabe duda de que el órgano de nuestro cuerpo que más se ve afectado por los contaminantes emitidos por los automóviles son nuestros pulmones, junto con el resto de nuestro sistema respiratorio, pues se relaciona con el desarrollo de enfermedades crónicas y con la mayor predisposición a contraer enfermedades infecciosas del tracto respiratorio.

Definitivamente, a pesar de que no se espera que los automóviles y otros vehículos similares desaparezcan en el futuro cercano, sí que deberán adaptarse para aprovechar las nuevas tecnologías para reducir la contaminación que se genera actualmente en las grandes ciudades, permitiendo mejorar no sólo la calidad del aire de estas regiones, sino disminuyendo también el efecto invernadero relacionado a los automotores y sus efectos tanto directos como indirectos en la salud de una enorme cantidad de la población alrededor de todo el mundo.

Jorge Carlos Fernández Francés es editor, analista y experto en el sector automotriz. Su experiencia a lo largo de los años, le ha dado la oportunidad de colaborar en distintos medios de comunicación para difundir las últimas noticias sobre el maravilloso mundo del automovilismo.

jorge carlos fernandez frances

¿Cuál es el futuro de los autos autónomos?

Los autos autónomos forman parte de un movimiento tecnológico liderado por la inteligencia artificial y el internet de las cosas, mismo que aún tiene un futuro con cierta incertidumbre. A pesar de esto, una gran cantidad de fabricantes siguen apostando por el desarrollo de alternativas que no necesiten de un conductor en todo momento, ya sea para el traslado de pasajeros o de carga. Así mismo, la otra cara de la moneda conjunta a individuos y organizaciones que se mantienen escépticos al desarrollo de los vehículos autónomos, asegurando que no podrán imponerse en las calles de manera masiva.

Sin importar la posición que cada quien pueda tener acerca del futuro de los autos autónomos, la realidad es que en los próximos años seguiremos viendo avances y presentaciones por parte de las grandes empresas tecnológicas en este ámbito, y estas innovaciones serán parte de la movilidad del futuro de una u otra forma. Incluso si no se llegaran a implementar de manera total y definitiva los vehículos autónomos, estas tecnologías podrán ser útiles para mejorar la capacidad de movilidad en las ciudades mediante nuevos niveles de automatización, disminuyendo así problemas de la actualidad como el tráfico y la contaminación de las grandes urbes.

También se sabe que la percepción del público sobre los autos autónomos en el futuro se verá alterada de acuerdo con las innovaciones tecnológicas que se vayan presentando. Como ejemplo de esto se encuentra un estudio publicado por el Capgemini Research Institute, donde solo 25 de cada 100 consumidores expresaron su preferencia por manejar un vehículo autónomo durante el año 2019, pero esta cifra se duplicaba al plantearles la misma posibilidad para el año 2024. En este mismo estudio, la mayoría de los consumidores se encontraban dispuestos a pagar hasta un 20% adicional por un vehículo autónomo, además de que la mayoría de los entrevistados consideraron que este tipo de automóviles posibilitarán un gran ahorro de combustible y de tiempo. Esto nos da a entender que los consumidores tienen un alto nivel de expectativas para el crecimiento y desarrollo de tecnologías que posibiliten perfeccionar la experiencia del uso de autos autónomos en los próximos años.

Sin duda alguna, dentro de las siguientes dos o tres décadas se determinará el futuro que tendrán los autos autónomos, mismos que deberán demostrar las capacidades técnicas suficientes para tomar las decisiones que, hoy por hoy, es capaz de tomar un conductor humano al volante. De lo contrario, estas tecnologías deberán evolucionar para convertirse en el futuro del transporte, a pesar de que no necesariamente se presenten como los autos autónomos que se han incorporado a los caminos hasta el día de hoy.

jorge carlos fernandez frances

Vehículos sin conductor y transformación social

Sabemos que debe tenerse en cuenta el factor social de los automóviles o vehículos sin conductor. La revolución de la robótica industrial a fines del siglo XX provocó una crisis social en otros sectores industriales que gradualmente condujo a la pérdida de empleos en el sector. La solución para estos trabajadores solo podría consistir en capacitación laboral y reciclaje laboral. Algo similar podría sucederle a los conductores profesionales si los vehículos sin conductor se convierten en una realidad generalizada. En todos los sectores económicos, la automatización de tareas, la robotización y la estandarización implican el concepto de transformar las tareas operativas básicas realizadas por los trabajadores en tareas de supervisión. 

Según Jorge Carlos Fernández Francés, experto en el sector automotriz y empresario mexicano,  el desarrollo de vehículos sin conductor debe ir acompañado de una transformación social que permita a los conductores encontrar un marco de desarrollo personal y profesional basado en una mejor capacitación y reasignación de trabajo. La tecnología ya está disponible o se está desarrollando, por lo que la pelota está en la cancha de la sociedad. Los legisladores y los ciudadanos decidirán en última instancia si los vehículos sin conductor se hacen realidad tarde o temprano en cada región. La sociedad y su rigor también decidirán si la llegada de automóviles sin conductor se convierte en una revolución social que mejora a cada sociedad o si se utiliza para enfatizar las desigualdades, como ha ocurrido con muchos productos nuevos de alta tecnología. Los vehículos sin conductor probablemente se harán realidad gracias a las nuevas políticas para el uso del transporte y el consumo de movilidad. El futuro parece prometedor.

jorge carlos fernandez frances

Seguridad y autos sin conductor

En términos de seguridad, está claro que los sensores de la máquina pueden ser mucho más precisos y reaccionar más rápido que los humanos. Sin embargo, más allá de las capacidades físicas, las habilidades sensoriales y la forma en que se interpretan los alrededores también deben tenerse en cuenta. No sabemos cómo reaccionará un vehículo sin conductor a la luz de innumerables posibilidades o cómo interpretará su entorno en una situación completamente nueva en la que la computadora no ha vivido una experiencia humana. ¿Cómo interpretará un pájaro que vuela bajo frente al parachoques del vehículo, o una pelota que rebota calle abajo a 100 metros de distancia? En el aspecto más delicado, tampoco estamos seguros de cómo interactuará con otros conductores que comparten las mismas carreteras. ¿Qué sucederá si los conductores humanos no ceden en el tráfico pesado? Y finalmente, ¿qué sucederá si el vehículo está involucrado en un accidente? ¿Será capaz de sacrificar su propia responsabilidad e integridad para salvar la vida de un ser humano? Por ejemplo, ¿podrá causar un accidente menor para evitar uno grave? La responsabilidad es otro aspecto importante para el sector del transporte privado. Le hicimos algunas de estas preguntas al experto en el sector automotriz Jorge Carlos Fernández Francés.

 Actualmente existen leyes de manejo detalladas que definen quién es responsable en cada caso específico junto con las autoridades (tribunales) correspondientes que resuelven los conflictos de responsabilidad. Con los sistemas de justicia actuales, se necesitarían nuevas leyes sobre la responsabilidad de estos vehículos, junto con definiciones claras de quién debe asumir las consecuencias de las decisiones tomadas por las «máquinas». Sería difícil para los consumidores o las compañías de seguros o los sistemas de compensación (que en última instancia son conductores humanos) aceptar esta responsabilidad. Se deben crear estructuras de protección de responsabilidad para que el sector se desarrolle. Otro aspecto a considerar es proteger las decisiones que toma el vehículo. Hace unos días, un par de autoproclamados piratas informáticos prácticamente pudieron tomar el control total de un Jeep Cherokee de forma remota. Estos piratas informáticos pudieron cortar la transmisión y el motor del vehículo, desactivar los frenos y operar los elementos eléctricos (limpiaparabrisas, ventanas, radio, aire acondicionado, etc.). Afortunadamente, el conductor había sido advertido y pudo reaccionar a estos ataques, que se llevaron a cabo accediendo a los sistemas del vehículo a través de su conexión 3G. No hay duda de que los automóviles sin conductor deben estar conectados a su entorno y a Internet, ya que deben compartir información continuamente. Dejando de lado las malas intenciones de Skynet u otros posibles conflictos de ciencia ficción, hoy en día existen grupos y organizaciones en el mundo que podrían usar fallas de seguridad en la programación de vehículos para cometer delitos. La prevención del uso inapropiado de estos vehículos por parte de terceros es otra barrera que los ingenieros que desarrollan esta tecnología deben abordar.

jorge carlos fernandez frances

Cómo cuidar tu auto en la contingencia

Durante los momentos de contingencia por el COVID-19, que muchas personas alrededor del mundo hemos tenido que sobrellevar, se han visto alterados muchos de nuestros hábitos de la vida cotidiana. Entre estos cambios que han afectado nuestro día a día, gran parte de la población ha reducido dramáticamente el uso del automóvil, pasando a ser utilizado solamente una vez cada varios días o, incluso, a pasar a un desuso total durante varias semanas o meses. Debido a esto, Jorge Carlos Fernández Francés nos da algunos de los consejos más útiles para cuidar tu auto y mantenerlo en óptimas condiciones durante la contingencia. 

Comenzando por lo básico, es importante encontrar una forma de cubrir y proteger el exterior de la carrocería de tu vehículo, para así evitar que el polvo o el sol la dañen. Lo mejor para utilizar en estos casos es una funda especial para automóviles, mismas que se pueden conseguir fácilmente por internet sin necesidad de salir de casa. Además, es una buena idea mantener tu auto limpio por dentro y por fuera, ya que de esta manera se evitará que se formen manchas de óxido en la pintura o que algún mal olor se mantenga encerrado en el interior. Así mismo, es de suma importancia que que el auto se encuentre estacionado en una superficie plana, evitando desgastes innecesarios en los neumáticos.

Hablando de las llantas, es importante vigilarlas constantemente para detectar alguna disminución en la presión debido al largo tiempo que pasarán sin movimiento. Además, se sugiere que movamos el auto hacia adelante o hacia atrás unos cuantos centímetros cada semana, para alternar los puntos de apoyo que soportan nuestro vehículo.

La batería es otro de los componentes que pueden sufrir durante un tiempo prolongado de desuso del automóvil, por lo que es un punto clave para cuidar tu auto durante la contingencia. Esto podrá lograrse encendiendo el auto cada cuatro o cinco días, dejando el motor en marcha durante unos minutos para asegurar que la batería pueda obtener la carga suficiente y evitar que llegue a descargarse por completo, lo cual ocasionaría problemas para poder encender nuestro auto más adelante.

Para llevar a cabo el encendido periódico del automóvil, es importante mantener niveles suficientes de gasolina, evitando así que una mayor cantidad del contenido del tanque se evapore. Como ventaja adicional de esto, tendremos la posibilidad de utilizar el auto para cualquier trayecto en caso de urgencias.

Finalmente, otros consejos incluyen mantener completos los niveles de aceite y anticongelante de nuestro vehículo, darle movimiento a los sistemas internos (como el aire acondicionado y las ventanas eléctricas) y mantener en regla el seguro del auto, especialmente si lo mantienes estacionado en la calle. Como medida adicional durante la contingencia, siempre es buena idea cuidar tu auto y tu salud desinfectando su interior adecuadamente después de cualquier traslado que hayas realizado.

jorge carlos fernandez frances

El automovilismo y la redes sociales

Jorge Carlos Fernández Francés nos platica que en los últimos años, las tecnologías digitales como las redes sociales han tenido un aumento inimaginable en su crecimiento, uso y aceptación como parte del día a día de una gran cantidad de personas alrededor del mundo. El automovilismo no se ha quedado exento de ser influenciado por las redes sociales, convirtiéndolo en todo un fenómeno dentro de estos medios tanto en relación a los pilotos partícipes de este deporte como en relación a la recepción que tienen los seguidores de estos eventos competitivos.

Una figura fundamental en las redes sociales son los conocidos influencers: personas cuya presencia en internet se basa en tener una cantidad considerable de seguidores y en el dar a conocer sus opiniones sobre temas en específico. En el año 2019, la revista Forbes de España publicó una lista con los influencers más relevantes de este país, entre los cuales se encontraban 2 individuos partícipes del mundo competitivo del automovilismo: Dani Clos (piloto de automovilismo de la GP2 Series) y Carmen Jordá (una piloto conocida por su participación en la GP3 Series). Otras figuras destacadas relacionados al mundo de los automóviles fueron Markos MikZ y Vicesat, ambos por su destacada participación en la plataforma Youtube, el primero exponiendo curiosidades y dando consejos sobre el funcionamiento de los automotores, y el segundo con sus conocidos videos con trucos para la restauración de coches.

Otro aspecto relevante de las redes sociales en relación con el automovilismo es el conjunto de tendencias que pueden llegar a presentarse previo y posterior a las competiciones más importantes. Un ejemplo de esto se presentó en México en el año 2017, cuando el Gran Premio de México de la Fórmula 1 generó más de 13,363 millones de interacciones en la red social Twitter durante el fin de semana posterior a su realización, manteniéndose varios hashtag relacionados al evento en trending topic durante varias horas.

Finalmente, el automovilismo se ha relacionado más íntimamente con las redes sociales en los últimos meses debido a la contingencia ocasionada por el CoVID-19, por lo cual múltiples personalidades relacionadas con este deporte han mantenido una comunicación más estrecha con sus fans y con los medios de la prensa a través de Instagram, Facebook o Twitter. Tal es el caso de Dani Sordo, piloto español del Campeonato Mundial de Rally (WRC), quien ha realizado múltiples declaraciones en redes sociales sobre su experiencia personal ante la cuarentena y también sobre sus expectativas a futuro en materia de las competiciones de su categoría.

Reflexiones sobre autos sin conductor

No hay duda de que los automóviles sin conductor son una innovación futura que está cerca de convertirse en realidad. Al leer noticias en la web sobre los desarrollos de grandes corporaciones como Google, Tesla, Über, Volvo y Mercedes, está claro que los automóviles sin conductor, así como el desarrollo de vehículos eléctricos (que ya son una realidad), cambiar nuestras vidas de la misma manera que lo hacen los teléfonos celulares o Internet. 

Es sorprendente imaginar que en el futuro cercano ya no tendremos que recoger a nuestros hijos de la escuela todos los días porque los vehículos lo harán por nosotros, o que podremos enviar el automóvil a recoger a nuestros amigos para cenar mientras cocinamos la comida, con la ventaja adicional de que nadie tiene que preocuparse por beber demasiado vino. Podremos preparar una presentación cuando lleguemos al trabajo, cuidar al bebé mientras está en el vehículo sin arriesgar vidas, hacer una videollamada en el camino, leer, etc. 

Se dice que los autos sin conductor son más seguros y tienen significativamente menos accidentes, pero no son infalibles. La barrera de seguridad, y por lo tanto la barrera de responsabilidad, probablemente serán los principales obstáculos que los autos sin conductor deben superar antes de que puedan convertirse en productos para el hogar.

Jorge Carlos Fernández Francés