jorge carlos fernandez frances

La evolución de la seguridad en el automóvil (parte 2)

Los automóviles han sufrido una evolución sumamente notoria en todos los sistemas de seguridad que incorporan para salvaguardar la integridad de sus pasajeros, tanto los pertenecientes a los sistemas de seguridad activa (como los frenos, los neumáticos, los faros y elementos más complejos como el ABS, el ESP y el TCS) como los que forman los sistemas de seguridad pasiva (como la propia carrocería, las bolsas de aire, el cinturón de seguridad y los reposacabezas).

A pesar de todos los sistemas ya implementados para mejorar la seguridad a bordo de un automóvil, mismos que siguen en evolución día a día, existen otros que han sido desarrollados durante las últimas dos décadas, y que permiten al automóvil medir, comprender y determinar de mejor manera la forma en que se comporta el entorno para ofrecer al conductor nuevas herramientas para evitar y prevenir accidentes. Estos nuevos aditamentos se consideran dentro de los sistemas de seguridad activa que ya incorporan los automóviles, pero vale la pena conocerlos y comprender su funcionamiento, reconociendo así la importancia que tienen en la conducción de hoy en día.

El TPMS, cuyas siglas en inglés significan Sistema de Monitorización de la Presión de Neumáticos, es un conjunto de dispositivos o sensores que permiten medir de manera constante el nivel de presión existente en el interior de los neumáticos del auto, el cual alerta al conductor en caso de que una o varias ruedas tengan un problema y pueda tomar las medidas necesarias; este sistema comenzó a utilizarse en autos comerciales desde 1999. Por su parte, los faros adaptativos (siglas en inglés AFL) fueron utilizados por primera vez en el año 2007, y son un conjunto de sistemas que permiten al auto medir condiciones como la velocidad del vehículo, la cantidad de luz solar, el ángulo de giro y las condiciones metereológicas del ambiente para decidir la orientación y amplitud de la luz emitida por los faros, mejorando así la visibilidad por parte del conductor de acuerdo a los desafíos específicos que encuentra en su camino.

También existe el sistema LKS, o la alerta por cambio involuntario de carril, mismo que detecta el momento en que nuestro vehículo ha abandonado el carril en el que nos encontramos sin que esa fuera nuestra intención, mediante la utilización de un conjunto de cámaras y sensores infrarrojos que detectan las líneas de división de carriles y los autos contiguos a nuestra posición; normalmente determina que el cambio de carril es involuntario al no accionarse las luces direccionales al mismo tiempo que comenzamos a salir de las líneas delimitantes, dándonos el oportuno aviso para realizar las correcciones necesarias. Por último, el sistema de frenado automático de emergencia (EBR en inglés), es un conjunto de sensores que alertan al vehículo en caso de una colisión inminente con objetos o personas, siempre que el vehículo se encuentre a una velocidad igual o menor que 50 km/h. De esta manera se consigue evitar accidentes que, aunque en muchas ocasiones no llegan a ser fatales, sí que son sumamente comunes en situaciones de tráfico pesado dentro de las ciudades.

jorge carlos fernandez frances

La evolución de la seguridad en el automóvil (parte 1)

Desde su inicio, los automóviles han contado con sistemas de seguridad que permitan al conductor manejar de la mejor manera sus vehículos, controlarlos y, en caso de accidente, evitar la mayor cantidad de daños posible a los individuos que se encuentren en su interior en ese momento. Sin embargo, a lo largo de los años se han desarrollado nuevos y mejores sistemas de seguridad, tanto activa como pasiva, para permitir un óptimo desempeño de los automotores en esta materia.

Primeramente, en cuanto a los sistemas de seguridad activa, se encuentran todos los aditamentos que permiten mantener y mejorar el control de nuestro auto mientras éste se encuentra en movimiento. Estos sistemas incluyen aspectos tan básicos como los frenos, los neumáticos y los faros, que se encuentran en el automóvil casi desde sus inicios. Posteriormente, desde mediados del siglo XX y hasta hoy en día, se han implementado nuevos y mejores aditamentos de seguridad activa como el sistema ABS para los frenos (sistema de antibloqueo de ruedas o Antilock Break System), el cual fue introducido por primera vez en 1978; el sistema ESP (programa electrónico de estabilidad o Electronic Stability Program), desarrollado en el año de 1995; o el TCS (sistema de control de tracción o Traction Control System), introducido en 1971.

Por otro lado, se encuentra el desarrollo de la seguridad pasiva de los automóviles, mismo que también ha evolucionado a lo largo de las últimas décadas. Este tipo de seguridad busca minimizar al máximo la cantidad de lesiones que pueden sufrir los ocupantes de un automotor al momento de un accidente. Comenzamos por la estructura de la carrocería y el chasis, que es la encargada de salvaguardar a los pasajeros, y cuenta con estructuras deformables para poder absorber la mayoría de la energía producida en una colisión, evitando así que ésta llegue a los individuos en su interior. Por su parte, el cinturón de seguridad de tres puntos, implementado por Volvo en 1959 y pasando a ser obligatorio en todos los vehículos en las décadas siguientes, es capaz de reducir el riesgo de heridas graves en los pasajeros en más de 50%.

También como parte de las medidas de seguridad pasiva, las bolsas de aire son un sistema de amortiguación con la capacidad de inflarse en milésimas de segundo, de manera que evitan que el cuerpo de los pasajeros impacten contra las diferentes partes interiores del automóvil, y fue patentado por Mercedes Benz en 1971 para comenzar a utilizarse en 1981. Finalmente, los reposacabezas, también conocidos como cabeceras, son otro de los aditamentos de seguridad pasiva más relevantes en los automotores, pues proporcionan apoyo para la cabeza de los individuos en el interior del vehículo en caso de impacto, cuya importancia es tal que desde la década de los sesentas se comenzaron a vender kits para instalar reposacabezas en los autos que no contaban con ellos.

jorge carlos fernandez frances

La industria automotriz en la última década

Sin duda alguna, la última década ha sido un conjunto de años con novedades en una gran cantidad de sectores de la ciencia y la tecnología. Así mismo, la industria automotriz también ha avanzado durante estos 10 años, de manera que es importante reconocer los cambios que ha sufrido y las novedades que ha presentado desde el año 2010 hasta el presente año 2020.

Como abanderada de esta innovación tecnológica aplicada a la industria automotriz en la última década, no podría existir otra compañía que Tesla junto a su famoso Model S. Este automóvil logró popularizar de manera inédita la conducción de vehículos eléctricos, ya que no solamente se basaba en la incorporación de la propulsión 100% libre de gasolina, sino que también generó un vehículo con gran innovación en su diseño, tanto interior como exterior, y en la tecnología de asistencia al manejo que incorpora, ya que permite una conducción parcialmente autónoma. Este vehículo, que se encuentra presente desde en el mercado desde el año 2012, impulsó a otros grandes fabricantes a estandarizar el auto eléctrico como parte de sus inventarios. Esto ocasionó que los fabricantes de la industria automotriz no se limitaran a la producción de autos híbridos como el Chevrolet Volt o autos eléctricos pequeños y de corta autonomía como el Nissan LEAF, ambos de 2010, sino que marcó la entrada de empresas de lujo como Audi, Mercedes y Porsche al mundo de los automóviles eléctricos.

Otro de los puntos clave durante la década que recién termina, y que seguirá siéndolo durante la década que ahora comienza, es la tecnología que permita la conducción autónoma de los automóviles. También como parte de la apuesta de tecnología de punta por parte de Tesla, pero comenzando a integrarse paso a paso en otras marcas de automóviles, la conducción asistida y la conducción autónoma dieron pasos agigantados durante esta década, posibilitando que apareciera por primera vez en el mercado un vehículo que pudiera conducirse de manera casi independiente de su conductor, y marcando la pauta para que una gran cantidad de empresas iniciaran sus investigaciones en este sector, incluso aquellas que no pertenecen hoy en día a la producción de automóviles, como Uber o Apple.

Finalmente, y como no podría ser de otro modo, la indiscutible integración de la tecnología del entretenimiento en nuestra vida forzó a que la industria automotriz agregara una gran cantidad de dispositivos que permitieran la digitalización de los servicios que se utilizan a bordo de los autos. Es por esto que, de la mano de Android Auto y Apple CarPlay, ambos pertenecientes a las dos principales marcas de sistemas operativos móviles del mundo, se ha vuelto la regla la integración de los nuevos vehículos con estas aplicaciones para permitir el uso de nuestra biblioteca multimedia directamente desde nuestro celular, así como para la navegación asistida o la lectura automática de nuestros mensajes, diferente a lo que era posible hace más de una década.

jorge carlos fernandez frances

Los autos y los negocios

Los autos, como el principal medio de transporte del mundo, tienen relación con una gran diversidad de factores de nuestra vida diaria. Uno de estos factores son los negocios, donde los autos tienen un enorme potencial para generar una empresa mediante la cual sea posible obtener ingresos. Esta relación entre los autos y los negocios puede llevarse a cabo mediante diferentes modelos como los siguientes.

El primer negocio relacionado a los automóviles es el de la compra y venta de autos usados, mismo que se encuentra actualmente en crecimiento gracias al aumento de la publicidad y de los portales de comercio en línea. De esta manera, es cada vez más fácil llegar a más clientes potenciales para la venta o compra de autos seminuevos, ya sea de manera independiente o formando pequeñas y medianas empresas, puesto que en México existe un parque vehicular sumamente fuerte, con decenas de millones de automóviles en circulación.

Por otro lado, el lavado de autos especializado se encuentra también en un crecimiento exponencial debido a los beneficios que esto conlleva para el medio ambiente y para el tiempo del consumidor. El negocio creciente de los autolavados ecológicos, del lavado de auto a domicilio o de los centros de lavado express son capaces de atraer clientes rápidamente y de obtener así remuneraciones económicas considerables.

También, como uno de los negocios más antiguos relacionados al automóvil, se encuentran todos aquellos relacionados a la venta de accesorios, alarmas, refacciones, lubricantes o aceites. Todos estos aditamentos serán necesarios en un momento u otro por los vehículos automotores, razón por la cual son una oportunidad de negocio con un abanico de clientes tan amplio como la existencia misma de los automóviles, pero que actualmente se encuentra disputado por grandes empresas y franquicias.

Muy relacionado con el punto anterior, los negocios relacionados a la venta y reparación de neumáticos, así como de balanceo y alineación, son otro de los servicios sumamente recurrentes por parte de las personas que tienen un automóvil, puesto que el cambio de llantas podrá representar una oportunidad para ofrecer productos adicionales. Además, a diferencia de la venta de accesorios y refacciones, este es un territorio con menos disputa, puesto que incluso un pequeño taller puede cumplir adecuadamente con todas las funciones que los clientes necesiten.

FInalmente, existe otro negocio que tiene suma relación con los automóviles y que puede representar una oportunidad para aquellos que buscan comenzar con una pequeña empresa: el diagnóstico computarizado de automóviles. Ya sea mediante pequeños dispositivos o a través de centros especializados, el diagnóstico de los problemas que puedan tener los autos aprovechando las computadoras que prácticamente todos los vehículos modernos incluyen en sus sistemas, son una fuente de negocio sumamente rentable y que seguirá creciendo durante los próximos años. Además, es un modelo que puede llegar a adaptarse para ofrecer servicios a domicilio, expandiendo así el alcance a una mayor variedad de clientes.

jorge carlos fernandez frances

La importancia de los autos en nuestras vidas

Los automóviles han sido una parte integral de la sociedad desde finales del siglo XIX, cuando el ingeniero Karl Benz desarrolló y patentó el auto a combustión moderno, un pequeño vehículo con tan solo tres ruedas y que comenzó su comercialización en el año de 1888. Con el paso del tiempo y una gran cantidad de innovaciones tecnológicas, el auto comenzó a popularizarse gracias a la producción en masa y la disminución de sus costes, llegando así a convertirse en el medio de transporte por excelencia dentro de nuestro mundo moderno.

Jorge Carlos Fernández Francés comenta que debido a esto, existe una gran cantidad de factores que determinan la importancia de los autos en nuestras vidas. Su utilidad es algo que no requiere de mayores explicaciones, puesto que se trata del medio de transporte predilecto para la mayoría de las personas que viven dentro de una ciudad; tan solo debe considerarse que nos permiten transportarnos de manera directa entre dos puntos sin tener que realizar escalas indeseadas, que cuenta con una cantidad suficiente de almacenamiento para llevar a dicho lugar todos los objetos que necesitemos, y que nos ayuda a transportarnos dentro de un espacio privado con las reglas que mejor se adapten a nuestras preferencias.

Por otro lado, es posible apreciar la importancia del automóvil para el trabajo de una gran cantidad de personas. Los autos permiten a los empleados llegar hasta los negocios en los que deben laborar, pero también permite el transporte de servicios médicos, bomberos, policías y muchos otros que siempre deben tener la posibilidad de llegar al sitio de la acción de manera rápida y eficaz.

Además, el automóvil se ha convertido en una herramienta imprescindible para realizar viajes constantes para muchas personas. Incluso hay expertos que señalan que el auto se ha convertido en una extensión de nuestros cuerpos físicos, mismos que ahora nos permiten recorrer distancias miles de veces mayores a las que, en siglos pasados, hubiéramos podido recorrer a lo largo de un solo día, expandiendo las posibilidades de lo que podemos realizar en menos de 24 horas de manera tanto individual como en familia o grupos pequeños.

Por último, el auto es de suma importancia en nuestras vidas ya que ha permitido el desarrollo de nuevas herramientas de enorme utilidad para la sociedad, como lo es el transporte público. Los autobuses comerciales, los camiones escolares o los servicios de taxi son algunos de los ejemplos donde se utiliza el automóvil como un medio de transporte ya no individual, sino comunitario, lo cual permite aumentar aún más la movilidad de las personas dentro de las grandes urbes, factor que debe considerarse como fundamental para el desarrollo exponencial de estas ciudades, al permitir a más personas aprovechar de mejor manera su tiempo para llevar a cabo sus tareas laborales.

jorge carlos fernandez frances

El Volkswagen más aerodinámico jamás construido

Cuando imaginas autos récord a velocidad de tierra, piensas en narices con forma de aguja y cuerpos tubulares bajos, cohetes horizontales, básicamente. El ARVW es el Volkswagen más aerodinámico jamás construido. Y, no, ni siquiera es un desarrollo remotamente reciente.

Llamado el «Volkswagen de Investigación Aerodinámica», el proyecto nació como resultado de la crisis petrolera de la década de 1970 y llegó a la pista de prueba a fines de 1980. El precio del petróleo se había disparado, enviando ondas de choque en todo el mundo y golpeando a los dependientes del petróleo. industria automotriz especialmente dura. 

El ARVW fue un estudio que demostró cómo la atención a la aerodinámica y la reducción de peso pueden producir altas velocidades con una potencia considerablemente menor.

Esa última parte es algo conocido como una «relación potencia / peso». Significa que cualquier cantidad de caballos de fuerza, digamos 300, en aras de la visualización, puede empujar un automóvil deportivo ligero de dos plazas mucho más rápido que un autobús porque simplemente hay menos masa para empujar.

Según Volkswagen, el primer desafío para crear este vehículo súper liviano que cortaba el aire era empacar un tren motriz, cuatro ruedas y un conductor en el automóvil más pequeño posible. Los ingenieros metieron las ruedas debajo del cuerpo y alisaron la parte inferior del automóvil. 

El vehículo era increíblemente ligero, construido a partir de un marco de aluminio debajo de un cuerpo de fibra de vidrio y carbono. 

La eficiencia del combustible es el futuro de los automóviles, como lo demuestran los planes de diferentes gobiernos para reducir aún más las emisiones en los próximos años y décadas.

Eso puede ser ayudado por la aerodinámica. La elegancia y la eficiencia dominan la estética automotriz actual, dándonos formas nacidas de la ciencia y combinadas con un diseño moderno, y continuarán haciéndolo a medida que la industria automotriz se adapte a su nueva normalidad.

Y pensar que compañías como Volkswagen ya lo tenían contemplado hace más de cuatro décadas.

jorge carlos fernandez frances

El automovilismo y la redes sociales

Jorge Carlos Fernández Francés nos platica que en los últimos años, las tecnologías digitales como las redes sociales han tenido un aumento inimaginable en su crecimiento, uso y aceptación como parte del día a día de una gran cantidad de personas alrededor del mundo. El automovilismo no se ha quedado exento de ser influenciado por las redes sociales, convirtiéndolo en todo un fenómeno dentro de estos medios tanto en relación a los pilotos partícipes de este deporte como en relación a la recepción que tienen los seguidores de estos eventos competitivos.

Una figura fundamental en las redes sociales son los conocidos influencers: personas cuya presencia en internet se basa en tener una cantidad considerable de seguidores y en el dar a conocer sus opiniones sobre temas en específico. En el año 2019, la revista Forbes de España publicó una lista con los influencers más relevantes de este país, entre los cuales se encontraban 2 individuos partícipes del mundo competitivo del automovilismo: Dani Clos (piloto de automovilismo de la GP2 Series) y Carmen Jordá (una piloto conocida por su participación en la GP3 Series). Otras figuras destacadas relacionados al mundo de los automóviles fueron Markos MikZ y Vicesat, ambos por su destacada participación en la plataforma Youtube, el primero exponiendo curiosidades y dando consejos sobre el funcionamiento de los automotores, y el segundo con sus conocidos videos con trucos para la restauración de coches.

Otro aspecto relevante de las redes sociales en relación con el automovilismo es el conjunto de tendencias que pueden llegar a presentarse previo y posterior a las competiciones más importantes. Un ejemplo de esto se presentó en México en el año 2017, cuando el Gran Premio de México de la Fórmula 1 generó más de 13,363 millones de interacciones en la red social Twitter durante el fin de semana posterior a su realización, manteniéndose varios hashtag relacionados al evento en trending topic durante varias horas.

Finalmente, el automovilismo se ha relacionado más íntimamente con las redes sociales en los últimos meses debido a la contingencia ocasionada por el CoVID-19, por lo cual múltiples personalidades relacionadas con este deporte han mantenido una comunicación más estrecha con sus fans y con los medios de la prensa a través de Instagram, Facebook o Twitter. Tal es el caso de Dani Sordo, piloto español del Campeonato Mundial de Rally (WRC), quien ha realizado múltiples declaraciones en redes sociales sobre su experiencia personal ante la cuarentena y también sobre sus expectativas a futuro en materia de las competiciones de su categoría.

jorge carlos fernandez frances

¿Cómo la vida se parece a los autos?

Jorge Carlos Fernández Francés es un gran fan del sector automotriz, por lo tanto, hoy nos preguntamos: ¿Cómo la vida se parece a los autos?

Inventado en el siglo XIX por Karl Benz y popularizado gracias a la producción en masa durante el siglo XX, el automóvil moderno representa mucho más que un medio de transporte cotidiano. En un inicio, buscaba proporcionar movilidad de manera simplificada a los conductores de carruajes, pero hoy en día ha crecido hasta convertirse en un estilo de vida, una de las industrias más importantes del mundo y una pieza clave de feroces competiciones deportivas. Sin embargo, ¿cómo la vida se parece a los autos?

El automóvil, conforme a su desarrollo a lo largo de la historia, ha representado las necesidades de la vida de todo tipo de personas. De esta manera, se ha desarrollado tal y como sucedería con un ser humano a lo largo de su vida. Tras sus inicios, durante el siglo XIX y XX, el auto se limitaba a ser un medio de transporte con mayor autonomía y fácil manejo en comparación a los carros tirados por caballos; es decir, tenía una tarea simple dentro de la sociedad y tenía sobre sí una gran cantidad de expectativas a futuro a pesar de ser aún un artilugio con un enorme grado de inmadurez. Nadie podría haber previsto en lo que se convertiría a futuro.

En plena “adolescencia” del automóvil, durante el auge en su crecimiento gracias a la producción en cadenas de montaje propuestas por Henry Ford (y su famoso modelo T), además de las propuestas de otros innovadores de la industria, los problemas no tardaron en aparecer. Esto debido a que se necesitaban nuevas medidas para organizar tanto a la industria del automóvil como a los consumidores, regulando a estos últimos con implementaciones como los semáforos y los parquímetros. Como en toda persona joven ansiosa por mostrar todo su potencial, las competiciones de automóviles no tardaron en aparecer, con el primer campeonato internacional en 1950: la Fórmula 1.

Conforme los años pasaron, el auto comenzó a diversificarse en diseños y finalidades, llegando así a su madurez temprana. Ahora se encuentra establecido como el medio de transporte por excelencia, pero también como un estilo de vida para todos aquellos que emplean incontables horas de trabajo para externar su personalidad y ambiciones a través de su vehículo, o como uno de los deportes con mayor intensidad en el mundo. El automóvil es y seguirá siendo relevante durante las décadas venideras, como un adulto joven que sigue diversificando sus capacidades e intereses, pero que aún tiene muchas sorpresas en el futuro conforme a su perfeccionamiento y su adaptación a los cambios venideros del mundo moderno.

La fascinación por el Corvette entre astronautas

Cuando hablamos de la popularidad de algunos trabajos siempre encontraremos algunos que siempre estarán en los primeros lugares, como el de astronauta por ejemplo. Muchos de pequeños quisimos serlo y aún de adultos llegamos a fantasear con lo que veríamos y sentiríamos si pudiéramos salir del planeta. Por algo aquellos que lo logran son tan admirados. General Motors entendió a la perfección esto y en una jugada muy astuta, decidió usar su deportivo por excelencia, el Chevrolet Corvette, para ser el vehículo que trasladaría a algunas de las personas más populares de Estados Unidos y el mundo en los años 60 y parte de los 70.

No es secreto para nadie que en la década de los 50 y 60 el mundo estaba creciendo a pasos enormes, la tecnología evolucionaba a diario y algunas tensiones entre países sumamente poderosos se volvía más grande. En determinado momento la atención del mundo se centró en la carrera espacial para conocer lo que estaba fuera de nuestro mundo y de cierta forma tener algo más con que sacar ventaja a otras naciones fuertes.

La etapa de poner satélites en órbita ya estaba normalizándose, pero algunos querían más. Por ello Estados Unidos puso mucha atención en la NASA, le otorgó fondos para desarrollar lo que fuese a darles esa ventaja, y así, dar paso a los diversos programas que buscarían llevar al hombre al espacio y después a la luna. Para ir al espacio se necesitan muchísimos conocimientos y cualidades, por lo que ser elegido para desarrollar esta tarea conlleva pasar decenas de filtros, pruebas y demás. Aquellos que lo lograran definitivamente eran especiales y de inmediato se ganaban una cantidad enorme de popularidad.

Durante los inicios del entrenamiento espacial en 1959, Alan Shepard, primer estadounidense en llegar al espacio (1961), se presentó a las pruebas a bordo de su propio Corvette de 1957. Un auto que usaba constantemente y que se asoció a su imagen rápidamente. Por ello cuando regresó a la Tierra tras cumplir su primera misión, General Motors decidió regalarle un Corvette 62 como agradecimiento por su valentía.

En un inicio General Motors no tomó más acciones después de entregarle el Corvette nuevo a Shepard, sin embargo, más tarde, Jim Rathmann, piloto profesional y propietario de un distribuidor de Chevrolet cercano a Cabo Cañaveral en Florida, llamó la atención de los directivos de GM al ver cómo varios integrantes de la NASA, incluyendo astronautas, acudían a él para comprar sus autos o incluso modificarlos un poco para volverlos más rápidos.

Con esto en la mira, uno de los directivos de GM pensó que si los astronautas usaran sus autos podría darles una buena dosis de publicidad gracias a que algunos de los hombres más populares del país serían vistos manejando coches de alguna de sus marcas. Con esto en mente, Ed Cole, un ejecutivo que se convertiría en presidente de General Motors, se aseguró de que Rathmann ofreciera algunos arrendamientos de un dólar al mes a los astronautas, que básicamente les daba acceso gratuito a cualquier auto de la marca. Para sorpresa de ellos, los primeros astronautas en usar el arrendamiento eligieron al Corvette como su auto.

Por si fuera poco, tenían libertad de elegir la configuración de los autos, por lo que cada uno tenía un Corvette con los motores más grandes disponibles y detalles estéticos que los hacían únicos.

La historia del Corvette y los astronautas de la NASA continuó durante varios años con personajes como Neil Armstrong y Buzz Aldrin, también aprovechando este trato para hacerse de su propio Corvette. Sin embargo, hubo un trío de Corvette que se volvieron los más emblemáticos de esta especie de relación, se trata de los modelos de Alan Bean, Charles Conrad, y Richard Gordon, que pidieron sus autos en color dorado con contrastes en negro que imitaban el esquema de color de su módulo lunar.

A pesar de tener este arrendamiento de un dólar, no todos los astronautas lo tomaron, algunos prefirieron comprar sus propios autos como cualquier otra persona. Afortunadamente para General Motors, la mayoría de ellos tomó la oportunidad que crearon. Este programa de apoyo a los astronautas se mantuvo en pie hasta 1971.

Desde entonces han existido algunas ediciones especiales que conmemoran estos momentos, e incluso el lanzamiento del Corvette C8 Convertible se llevó a cabo en Cabo Cañaveral.

Fuente: https://www.motorpasion.com.mx/industria/chevrolet-corvette-nasa-historia-curiosidades-astronautas